gorona-del-viento

La Gorona escondida

El Hierro tiene infraestructuras hidráulicas para generar y almacenar más energía de la que produce su central. El investigador Ricardo Guerrero propone integrar los sistemas y extender el modelo.

La central hidroeólica de Gorona del Viento ha convertido El Hierro en una referencia en la producción de energías limpias. Pero hay otra potencial Gorona del Viento, la que resultaría de aprovechar toda la infraestructura hidráulica con la que cuenta la Isla del Meridiano -depósitos, pozos, galerías, bombas de agua o desaladoras, entre otros elementos-, que tiene capacidad suficiente para generar y almacenar hasta un 50% más de electricidad de la que produce la central en funcionamiento.

Los cálculos los ha hecho el investigador Ricardo Guerrero -catedrático de Física y director del máster en Energías Renovables de la Universidad de La Laguna (ULL)-, quien invita no solo actuar para sacar partido a estas infraestructuras -lo que él ha bautizado como la Gorona escondida-, sino también aintegrar ambos sistemas y exportar el modelo a otros sistemas insulares, caso de Tenerife, que dispone de una capacidad muy superior a la de El Hierro.

El papel del agua en la producción de energía eléctrica en el Archipiélago es el motivo de unas jornadas organizadas por la Real Academia Canaria de las Ciencias -con dirección académica de Sebastián Delgado, catedrático de Ingeniería Química, y del propio Guerrero- que se celebrarán el lunes y el martes en el Aula Magna de Física y Matemáticas de la ULL.

«Tenemos una infraestructura brutal de agua, sobre todo las islas con una mayor orografía. Hay que aprovechar eso, junto a las baterías», expone Ricardo Guerrero. En el caso de El Hierro, este potencial se concluye examinando el inventario del Consejo Insular de Aguas. El investigador ha acometido esta tarea. En el territorio herreño hay 75 depósitos reguladores -a alturas de hasta 1.365 metros- que contienen 254.000 metros cúbicos de agua, una capacidad de almacenamiento superior a la de la Gorona real. La Isla cuenta también con 53 bombas para impulsar agua hasta alturas que pueden rozar los 600 metros y con un poder de impulsión que supone el 75% del quetiene la central. A ello se suman los dos hectómetros cúbicos anuales de agua de lluvia que contiene el sistema de pozos y un hectómetro más en las instalaciones de desalación.

El análisis efectuado por Guerrero es «preliminar». Para activar este segundo sistema con el objetivo de producir y almacenar electricidad es necesario saber cuáles de estas infraestructuras están completadas y en funcionamiento y poner en marcha las que no lo estén, así como instalar algunos elementos que faltan, como las microturbinas.

Si Gorona del Viento permite a la Isla del Garoé dos días de autonomía energética sin que sople el viento, este conjunto de infraestructuras -la Gorona del Viento- puede sumar tres días más, según las estimaciones de Guerrero.

Leer más – El Día