1460130682_757272_1460131577_noticia_normal_recorte1

La gobernanza del agua apunta a la colaboración entre el sector público y el privado

descargaUna mala gobernanza del agua constituye un impedimento al desarrollo económico sostenible e inclusivo y para evitar este obstáculo es necesario dar vida a políticas integrales que no circunscriban las problemáticas relacionadas con este recurso al ámbito medioambiental, basadas en la colaboración entre sector público, privado y sociedad civil. Este enfoque estuvo en el centro del Primer Foro de la Economía del Agua, una iniciativa auspiciada por la Universidad de Alcalá celebrada este viernes en Madrid, en la que se ahondó en cómo gestionar de modo eficaz la distribución y el uso de este recurso limitado, analizando las implicaciones económicas del asunto.

Para el coordinador del Departamento de Economía del Agua de la Fundación IMDEA Agua, Gonzalo Delacámara, el agua presenta retos cruciales estrechamente vinculados con la seguridad alimentaria, el cambio climático, la generación de energía, la producción de bienes industriales y otra larga serie de actividades económicas, así como el mantenimiento de numerosos servicios prestados por los ecosistemas acuáticos y su diversidad biológica, entre otros aspectos.

Delacámara recordó que el problema del agua no es exclusivo de los países menos avanzados, citando como ejemplos el impacto sobre el desarrollo económico y social de la sequía que azota el estado de California desde 2012 o las consecuencias del turismo en España, una actividad que suele concentrarse en zonas de escasos recursos hídricos y marcada por una fuerte estacionalidad.

Para el economista, el debate sobre el agua está amenazado por un “tratamiento simplista de realidades complejas” y un “empobrecimiento del lenguaje”, al mismo tiempo que criticó que muchas decisiones sobre la gestión de este recurso se tomen en terrenos ajenos. El experto, que también es asesor de la Comisión Europea en política de agua, abogó por superar la dicotomía maniquea entre gestión pública y privada del agua y buscar más bien la integración de estos actores complementarios.

“La pobreza no es ni hídrica, ni energética. Es pobreza, es exclusión social”, explicó e invitó a abordar las cuestiones del sector bajo un foco interdisciplinar, adoptando políticas integrales.

Leer más : El País




Server o