595d2f60080fa_crop

Razones por las que no deberías volver a llenar una botella con agua tantas veces como quisieras

El plástico es uno de los materiales que más se utilizan en el mundo. Si reparamos un minuto en las cosas que nos rodean en este momento, seguramente lo encontremos en muchas de ellas.

Por año se producen alrededor de 300 millones de toneladas métricas de plástico que pueden tardar entre 100 y 1.000 años en descomponerse en el ambiente. Por ejemplo, una botella de plástico tarda alrededor de 500 años degradarse. Además, muchas de ellas, terminan en los océanos del mundo, alterando en ellos todo el ecosistema.

Frente a esto hay 3 propuestas claras que tal vez alguna vez ya hayas oído hablar: las 3 “R” famosas: “Reducir, Reutilizar y Reciclar”.

Pero, ¿todo puede reutilizarse por igual? Conoce por qué no se recomienda volver a llenar una y otra vez una botella plástica.

Higiene

Muchas veces, al reutilizar las botellas plásticas éstas pueden agrietarse, quebrarse parcialmente o arañarse, ya que están pensadas para un solo uso. Allí pueden alojarse microorganismos que provienen de nuestra boca, manos o los sitios donde las apoyamos; eso podría significar un riesgo para nuestra salud, aumentando la posibilidad de contraer enfermedades.

Contaminación con sustancias químicas 

A medida que la vas usando, la rotura más mínima del plástico puede hacer que se liberen en el agua sustancias químicas dañinas para la salud. Por ejemplo, está comprobado científicamente que los recipientes de plástico rígido a base de policarbonato que contienen  BPA o Bisfenol A, pueden liberarlo sobre el contenido.

El Bisfenol A, que fue catalogado como “sustancia altamente preocupante”  ya que actúa como disruptor endocrino, es decir, como un alterador del equilibrio hormonal de las personas.

Algunos años atrás, un estudio del centro para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos encontró esta sustancia en más del 90% de los estadounidenses.

 

Leer más: Labioguia.com




Server o