depuradora-noreste

La depuradora del Noreste recibe el premio a mejor obra civil de las Islas

La planta de Valle de Guerra destaca por la calidad del agua regenerada adaptada a los diferentes cultivos y que se ha convertido en un aula de formación para la sociedad isleña

La Estación Depuradora de Aguas Residuales del Noreste de Tenerife (EDRAR), ubicada en Valle Guerra, recibió en la tarde de ayer el Premio Agustín de Betancourt a la mejor obra de ingeniería civil de Canarias. Esta estación depuradora, cuya construcción costó más de 14 millones de euros, ha sido destacada por las características del servicio que ofrece, entre las que destaca el agua regenerada de calidad adaptada a los diferentes cultivos; que no genera ni olores ni ruidos; y que la infraestructura se ha convertido en un aula para la sociedad de la Isla en la que mostrar el futuro de la reutilización del agua.

El consejero de Aguas en funciones del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, destacó ayer, durante la celebración del acto de entrega de los premios, que «esta obra representa el futuro de la gestión hidráulica en Canarias y en toda Europa». Además, sentenció que «la depuradora de Valle de Guerra va a suponer un antes y un después en la gestión del agua debido a los criterios medioambientales que incorpora y la calidad del producto que ofrece a su entorno».

Quintero indicó que «estamos acostumbrados a escuchar hablar de Canarias en un sentido poco optimista, y son proyectos como este los que se empeñan en llevarle la contraria a quienes critican un supuesto retraso de las Islas en asuntos como el que nos atañe». De este modo, sentenció que «Canarias está al frente en incorporación de tecnología para la depuración y la reutilización de las aguas, está en el pelotón de cabeza de Europa en cuanto a planificación hidrológica y, además, lidera equipos de trabajo que tienen como objetivo dotar de servicios de calidad excelente a la industria o la agricultura».

Leer más – El Día