soldados-agua-770

Estado Islámico convierte el agua en un arma de guerra eficaz

  • Ha perpetrado 20 ataques desde 2013 contra infraestructuras hídricas

bg-logoEn 1962, el presidente Kennedy pronunció aquello de “aquél que pueda resolver los problemas del agua, merecerá dos premios Nobel; uno por la paz y otro por la ciencia”. Y es que el empleo del agua como arma de guerra es, más que probablemente, tan antiguo como la propia historia bélica de la humanidad. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Agua

Ya en la primera guerra documentada de la historia, en el 2500 antes de Cristo, el rey Urlama de la ciudad estado de Lagash, en Mesopotamia, cortó el suministro de agua a la vecina Umma como parte de su estrategia militar.

Al igual que en aquel primer enfrentamiento bélico, en las últimas décadas los conflictos vinculados con el agua han tenido -y tienen- como principal escenario el Oriente Medio.

Esta situación se explica fácilmente si se considera que, para muchos de los países de la región, el abastecimiento de recursos hídricos depende de los países vecinos en cantidades que frecuentemente superan el 50%. En este contexto, y junto a un complejo entramado de tensiones fronterizas, étnicas, religiosas e ideológicas, las políticas hídricas juegan un papel mayor en las tensas relaciones entre Turquía, Siria e Irak. La falta de cooperación y coordinación entre los Gobiernos de estos países, incapaces de pactar una regulación o coordinar el reparto del agua de estos ríos tan estratégicos para la supervivencia de su población, ha generado un consumo excesivo de recursos y los ha convertido en motivo de tensión entre los territorios y regiones que los comparten. Esa misma ausencia de regulación ha incrementado el clima de inseguridad generada a lo largo de los ríos por distintos grupos terroristas -incluyendo el Daesh o Estado Islámico- que vienen utilizando el agua como objetivo y como arma de guerra.

La aparición de ISIS

En 2012, en el enmarañado mosaico de grupos opositores al presidente sirio Bashar el Assad, hace su aparición en Aleppo una nueva organización que, a diferencia del resto, posee una clara visión de sus objetivos y es capaz de articular una estrategia, no sólo militar, para alcanzarlos. Es el conocido como ISIS, Daesh y frecuente, e incorrectamente, Estado Islámico.

Leer más: El Economista




Server o