El Gobierno quiere presentar su Plan Nacional sobre aguas residuales en otoño: «Forma parte de las superurgencias»

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha anunciado este jueves 26 de julio que el Ministerio pretende presentar el Plan Nacional de depuración y saneamiento de aguas residuales este otoño, ya que «forma parte de las superurgencias» del departamento que dirige. Además, en él ya está trabajando «intensamente» la Dirección General del Agua.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha anunciado este jueves 26 de julio que el Ministerio pretende presentar el Plan Nacional de depuración y saneamiento de aguas residuales este otoño, ya que «forma parte de las superurgencias» del departamento que dirige. Además, en él ya está trabajando «intensamente» la Dirección General del Agua.

«Lamentablemente, en el momento en el que estamos, es difícil imaginar una solución mágica que pueda reposicionarnos en poquísimo tiempo», ha señalado la ministra en declaraciones a los medios al término de la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, en la que se ha reunido con los consejeros del ramo de todas las comunidades autónomas.

El Ministerio anunció este miércoles que estaba ya trabajando en medidas de choque que se concretarán en un Plan Nacional de Depuración, Saneamiento, Eficiencia, Ahorro y Reutilización de aguas residuales con el objetivo de evitar futuras sanciones como la que este miércoles ha impuesto el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TUE), que ha condenado a España a pagar 12 millones de euros por incumplir las normas europeas sobre tratamiento de aguas residuales urbanas.

En concreto, Ribera ha comentado que el Ministerio tratará de «identificar» los fallos y problemas, «dar respuesta» a ello y «tener el 100% de las aguas residuales depuradas y tratadas», aunque ha advertido que esto «no es algo que pueda hacerse de un día para otro».

«Es un aspecto muy llamativo, que un país como España, por su situación geográfica, en que el agua es un bien precioso, pero además es un bien escaso», ha lamentado la ministra, que califica de «determinante» que exista «una gestión responsable del agua y una gestión responsable de la capacidad de reutilización, depuración y buen uso final de ese agua».

En este sentido, ha dicho que le parecen «muy malas noticias» que España haya sido condenada a pagar multas coercitivas diarias de una «cuantía importante» –además de los 12 millones de euros, tendrá que pagar cerca de 11 millones por cada nuevo semestre de retraso– por incumplir los planes nacionales sobre depuración y saneamiento.

 

Leer más: La Vanguardia