vinedo-de-terras-gauda-en-rosal

El cambio climático pone en riesgo el futuro del viñedo en España

Las consecuencias del cambio climático ya son palpables en el viñedo español, un cultivo cuya vendimia en los últimos años se ha visto obligada a adelantarse principalmente por el aumento constante de las temperaturas o por la tendencia a un menor régimen de precipitaciones, según han informado a Europa Press viticultores de varias zonas geográficas del país.

Así, distintos viticultores han manifestado a Europa Press que las cada vez menos abundantes precipitaciones han obligado a algunas bodegas y áreas vitivinícolas a instalar sistemas de riego en sus viñas, un cultivo que tradicionalmente era de secano.

El sector genera una facturación total de 6.500 millones de euros al año, según datos de la Federación Española del Vino (FEV), que señala que este volumen supone en torno al 1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

Así, alertan de que el sector podría verse perjudicado en el futuro cercano a consecuencia del cambio climático, aunque algunas bodegas han empezado ya a implantar medidas de adaptación al calentamiento y medidas de sostenibilidad para frenar las pérdidas de un sector que año a año ve algunas diferencias respecto al ciclo de la uva o de la viña.

En declaraciones a Europa Press, el enólogo de Aroa Bodegas (Navarra), Iñaki Olaberri, cuya bodega posee el certificado de sostenibilidad ‘Wineries For Climate Protection’ (Vinos para la protección climática) desarrollado y otorgado por la FEV, ha manifestado como «poco a poco» están cambiando las maneras de hacer las cosas, aunque casi de manera imperceptible.

«Año a año se van tomando decisiones respecto a las circunstancias», ha asegurado Olaberri, que en su caso, sí que reconoce los efectos del cambio climático, especialmente tras un 2019 en el que tuvieron problemas por la sequía.

Recientemente, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha confirmado que los nueve primeros meses de 2020 han convertido a este año en el más caluroso hasta la fecha desde que se comenzó a tener registros en 1961.

Sin embargo, el director de Bodegas Viñátigo (Santa Cruz de Tenerife), Juan Jesús Méndez, también ha sido un año muy caluroso a la par que seco en cuanto a lluvias. «Estamos registrando en octubre temperaturas de 30ºC y esto no es normal para la época», lamentaba Méndez que reconocía que se produce una «alteración del ciclo importante» producida, entre otras cosas, por una sequía en los últimos cuatro años «bastante clara».

Leer más – iAgua