14380089188962

Cuando cobras el agua a 25 libras y se ríen de ti hasta los ‘hipsters’

el-mundoEl agua de lujo embotellada está lejos de ser la última moda gastronómica cuestionable. Ya en 2007 se hablaba de la tendencia y era normal encontrar botellas con forma de montaña a billete el litro en todo tipo de establecimientos. Después llegaron el pan de autor, la esferificación del pincho, la magdalena con ínfulas y la fusión del cruasán con todo tipo de bollería.

La moda del agua no llegó a lo que se conoce en el mundo de Internet como petarlo duro -no queda tan cuqui en Pinterest-, pero nunca se fue; permaneció, insípida, inodora e incolora, en restaurantes de lujo y en despensas de varios metros cuadrados. Ahora, sin embargo, puede haber sufrido el golpe definitivo. Y es que los derechazos duelen más si te los da un hipster.

La provocación fue la carta de aguas del Hotel Merchant de Belfast, que recogió el Belfast Telegraph. La oferta de 13 botellas (con precios comprendidos entre las 4,95 y las 26,45 libras) está acompañada –marinada– de dos sumilleres ‘acuáticos’ que recomiendan el agua (procedente, por ejemplo, de Finlandia o Fiji) en función de la comida y las necesidades de cada cliente.

Como era de esperar, la sorna llegó a las redes sociales. Nada nuevo bajo el sol… Hasta que entró en escena el bar Hudson, un establecimiento con su toque hipster (está especializado en cervezas artesanas y whisky) que dijo basta en forma de publicación en su cuenta de Facebook con su selección de aguas.

 

Así, los clientes del Hudson -tenemos un problema- pueden elegir entre agua del grifo (0 libras), “esa cosa con burbujas” (para aquellos que llevan algo de suelto: 2 libras), la opción “de verdad creo que se puede saborear la diferencia” (por tan solo 5 libras), una algo menos económica “mi homeópata me dijo que no debería beber agua con minerales en ella” (10 libras) o la definitiva “la tarjeta que voy a utilizar para pagar esto la firmé con una cera” (20 libras).

La publicación ha sido bastante compartida (para un simple bar de Belfast, al menos) y tiene más de 1.200 ‘Me gusta’. Además, han aparecido en medios como i100, Metro o el propio Belfast Telegraph.

Esto, aparte de publicidad, les ha dado fuerzas para ir a por su nuevo enemigo: el brosé (una mezcla entre la palabra rosé -vino rosado- ybro -la traducción más cercana sería algo así como ‘tío’) del que habla el Telegraph. “Cualquiera que sea pillado pidiendo un ‘brosé’será disparado desde un cañón. Al mar”.

Fuente: El Mundo http://www.elmundo.es/enredados/2015/07/27/55b6460222601d3e488b4593.html




Server o