La transformación digital también afecta a los operadores del agua, que se esfuerzan y se apoyan en compañías de telecomunicaciones para mantener un buen servicio.

La oportunidad de la telelectura

La implantación de la telelectura, que consiste en añadir al contador tradicional un módulo de radio asociado que emite una lectura del consumo cada hora y alerta de posibles fugas, es una de las prioridades actuales del sector. El gran lastre que ha impedido su desarrollo ha sido la ausencia de una red de telecomunicaciones fiable que garantice la correcta recogida y transmisión de los datos desde el domicilio del consumidor hasta los servidores de la empresa. La sensorización de la extensa red de abastecimiento de agua, que incluye desde tuberías a bombas y depósitos, genera ya una enorme cantidad de datos que pueden llegar a resultar muy útiles de cara a estudiar el consumo y detectar de forma rápida fugas en la red. En definitiva, la tecnología no sólo ayuda al ciudadano a gestionar mejor su consumo sino que contribuye a minimizar las pérdidas de un recurso tan escaso y valioso como es el agua.

Fernando Morcillo: «Los ciudadanos nos ayudarán a mejorar»

En el mar, en los ríos, cuando llueve o nieva. También al abrir un grifo para ducharnos, beber o lavarnos los dientes. El agua está presente sí o sí en nuestro día a día y detrás de su suministro hay operadores que casi de forma invisible se encargan de que ese agua llegue a nuestros hogares.

Aunque los operadores del agua han estado atentos a la tecnología desde hace tiempo para ir actualizando las lecturas del agua o los sensores, se abre un nuevo debate sobre el momento en el que se encuentra la digitalización del sector. Sobre este tema, los expertos Jaime Castillo, director de Relaciones Institucionales e I+D+i de Global Omnium; Pedro Rodríguez, director de Estudios y Operaciones en Aqualia; Fernando Morcillo, presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento; y Pablo Oliete, responsable de IOT en Cellnex Telecom, debatieron en el último encuentro #ActitudDigital organizado por EXPANSIÓN.

Jaime Castillo: «No nos digitalizamos porque esté de moda»

En dicho encuentro, todos coincidieron con el hecho de que el sector del agua siempre ha sido un sector digitalizado, pero cada uno aportó un ‘pero’ a esta visión. En el caso de Pablo Oliete, responsable de IOT de Cellnex, considera que es el momento de implantar nuevas tecnologías como el Internet de las Cosas y de dotar al cliente final del control sobre su información de consumo. «Si el usuario sabe lo que gasta en cada momento, como ocurre con otros servicios como la telefonía móvil, podrá ser más consciente de ello y controlar su factura. Hay que ofrecer a los ciudadanos información de lo que consumen y que puedan saberlo casi minuto a minuto», defiende Oliete.