Un gran vertido de una mina abandonada contamina el suministro de agua del suroeste de EE.UU.

images

Las autoridades tribales de la Nación Navaja ha denunciado la emergencia ante el masivo vertido de aguas residuales contaminadas de una mina abandonada de Colorado que fluyó por el río San Juan el pasado lunes hacia el lago Powell, en Utah, que suministra la mayor parte del agua para el suroeste de EE.UU.

Algunos sistemas de agua potable de la Nación Navaja, que abarca partes de Nuevo México, Arizona y Utah, han cerrado sus sistemas de admisión y se detuvo el desvío de agua del río. Incluso, algunas comunidades están haciendo acopio de agua potable.

El presidente navajo, Russell Begaye, dijo que la tribu se siente frustrada con la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y que planea emprender acciones legales. Un equipo supervisado por la EPA ha sido señalado como el culpable de causar el derrame al intentar limpiar el área de la mina.

En otros lugares, las granjas a lo largo de los valles del río Animas y San Juan en el noroeste de Nuevo México no tienen agua para regar sus cultivos después del derrame.

El vertido de las aguas residuales se extiende 100 millas (160 kilómetros) y es tres veces mayor de lo estimado inicialmente, según dijeron funcionarios federales. Por su parte, la EPA estima que alrededor de 1 millón de galones (3,8 millones de litros) de aguas residuales se han vertido ya.

El agua está llena de metales pesados como el plomo y el arsénico, y se derramó de la Mina de Oro Rey, en la histórica ciudad de Silverton, convirtiendo el río Animas en Colorado en un río amarillo mostaza.

El derrame llegó a los municipios de Nuevo México de los aztecas, Farmington y Kirtland el fin de semana. La mina ha estado inactiva desde 1923.

La Nación Navaja asegura que el vertido tóxico tendrá impactos de larga duración y desconocidos en el sistema de agua de la tribu y en los pozos.

Fuente: La Vanguardia




Server o