Embalse-poca-agua-almacenada-Tenerife_EDIIMA20171231_0075_19

Las Islas descartan la emergencia hídrica y aceleran el plan urgente de desalación

eldia

Seis consejos insulares de aguas consideran que el abastecimiento está garantizado

Las Islas descartan declarar la emergencia hídrica -a excepción de Fuerteventura, que ya la tenía decretada desde mitad de enero- al considerar que el abastecimiento de agua está garantizado durante los próximos meses. Pese a que los consejos insulares de aguas han optado por no encender la luz de alarma, ya han movido ficha para asegurar el suministro al campo -el primer sector en sufrir los latigazos de la sequía- con el relleno de embalses y algunos desvíos de canal.

El presidente del Ejecutivo regional, Ángel Víctor Torres, planteó el pasado martes la posibilidad de declarar la emergencia hídrica en las islas. En el Parlamento, y tras una pregunta lanzada por Casimiro Curbelo, portavoz de la Agrupación Socialista Gomera (ASG), Torres hizo hincapié en la necesidad de adoptar medidas contra la sequía dada la escasez de precipitaciones -un 75% por debajo de los normales- y el bajo nivel de reserva que presentan los embalses del Archipiélago. El jefe del Gobierno canario señaló como día clave el viernes, pues ayer la Consejería de Transición Ecológica, Lucha Contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, dirigida por José Antonio Valbuena, tenía programado un encuentro con los consejos insulares de aguas, organismos adscritos a los cabildos, para valorar la situación y determinar si era necesario, o no, decretar en algunas islas o en todas el estado de emergencia por sequía.

Con los balances hídricos en mano, los consejos insulares de aguas -los competentes para tomar tal resolución- decidieron finalmente no declarar tal estatus. La Ley de Aguas de Canarias contempla una serie de medidas «muy contundentes» cuando se activa tal emergencia, como requisas o restricciones al consumo. «Son medidas que hay que activar cuando realmente se den esas condiciones y ahora mismo no se dan», apunta Valbuena. «Eso no quita», agrega, «para que no tengamos que estar atentos a la evolución en cada isla en los próximos meses». No en vano, en la reunión de ayer se decidió hacer un «seguimiento puntual» a los balances hídricos de cada isla, de tal forma que cada mes se celebrará una reunión con carácter ordinario en la que también participará la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca al ser el sector primario el primer golpeado por la sequía.

Leer más – El Día