32-tranformacion-digital-agua

La transformación digital del sector del agua

La gestión del agua lleva siendo objeto de debate y mejora muchos años, y no pocos han sido los actores que han intentado optimizar el servicio, analizando una y otra vez en qué aspectos se debía focalizar dicho avance. Es difícil determinar en qué momento exacto la mejora de la gestión del agua llegó a nuestras vidas, pero sí sabemos quién fue el artífice: la transformación digital.

La gestión del ciclo integral del agua tiene un carácter vital en el avance de las ciudades teniendo en cuenta que, a lo largo del último siglo, el uso y consumo de agua creció a un ritmo dos veces superior al de la tasa de crecimiento de la población (EOI). Por otro lado, según el Banco Mundial, en 2013 el mundo perdía alrededor del 25-35% del agua debido a filtraciones y reventones, lo que se traducía en pérdidas anuales de 12.500 millones de euros. Hechos como éstos auspiciaron la necesidad de una búsqueda de soluciones más intensa y, con ella, la aparición de un nuevo reto dentro del sector del agua: la integración de la tecnología en la gestión del ciclo del agua.

A lo largo del último siglo, el uso y consumo de agua creció a un ritmo dos veces superior al de la tasa de crecimiento de la población

En esta era moderna llena de tecnología donde la “industria 4.0” (así es como la llaman) está en el día a día, la aplicación de tecnologías basadas en las Tecnologías de la Información (TIC) han facilitado tanto la gestión y la prestación de los servicios de agua a las empresas gestoras de agua como el disfrute de dichos servicios de los ciudadanos.

En términos de escasez, hemos pasado de almacenar agua superficial en embalses, desviar caudales a las regiones más áridas y extraer aguas subterráneas, a combinar éstos con métodos como la reutilización, la desalinización y la recolección de aguas pluviales; Cabe mencionar a la agricultura y al regadío, donde mientras existía una costosa gestión y mantenimiento de las redes de riego y una preocupación por las inclemencias del tiempo, ahora contamos con sistemas inteligentes de riego que permiten ahorrar agua (riego por goteo, localizado y de presión, entre otros), sensores que permiten una programación de riego en base a parámetros meteorológicos y de cultivo y hasta teledetección con drones.

El camino de la transformación digital en la industria del sector del agua aún es largo

Por otro lado, la gestión de los recursos hídricos en las ciudades se centra cada vez más en aumentar los recursos naturales existentes y en reducir la demanda y las pérdidas de agua, es decir, en lograr una mayor eficiencia en todos los aspectos del ciclo del agua. Así, nuevas tecnologías basadas en hardware y software específicos proporcionan una mayor automatización y control por parte de quién gestiona el agua y del usuario, una mejora en la toma de decisiones gracias a la disponibilidad de datos en tiempo real o una comunicación con el cliente más rápida, interactiva y dinámica.

 

Leer más: Iagua




Server o