opinion

El Plan Hidrológico sale adelante con los dueños del agua insatisfechos

El Cabildo aprueba de forma provisional el documento, que contempla un programa de medidas a ejecutar hasta 2017 valorado en 572 millones de euros

Los tres partidos políticos que componen el Cabildo de Tenerife aprobaron ayer por unanimidad el futuro Plan Hidrológico, que contempla un programa de actividades a ejecutar hasta 2017 valorado en 527 millones de euros. El Gobierno canario aún debe dar luz verde al documento, pero éste será el último paso decisivo para su entrada en vigor. Aunque el Ejecutivo insular (CC-PSC) defendió ayer que las diferentes partes implicadas habían mostrado su respaldo, los miembros de la Cámara de Aguas, integrada por unos 30.000 titulares de acciones de este bien en la Isla, no se sienten “satisfechos ni felices”, aunque le han dado “la conformidad”.

El presidente de este organismo, Felipe González, señaló ayer que durante el pasado jueves por la noche ambas partes mantuvieron una reunión para intentar llegar a un consenso en los artículos que más le preocupaba al sector privado. Indicó que en ese encuentro se alcanzó un consenso, para el que los dos tuvieron que hacer “esfuerzos importantes”, y volvieron a quedar a primera hora de ayer para asegurarse de que las modificaciones se llevarían al pleno tal cual se acordaron. Y así fue.

El representante de la Cámara señaló que el Gobierno insular respetó los cambios, pero aún así puntualizó que no apoyan de manera plena el documento “porque muchas cosas quedan a la interpretación”. Pese a esta consideración, Felipe González subrayó que los propietarios del agua, a pesar de que la ley establece que tienen la capacidad de vender el suministro a quién quiera, “seguirá dando pruebas de solidaridad y de que estamos al servicio de los ciudadanos”, además de resaltar que ellos también quieren que se mejore la calidad del abastecimiento. Precisamente, éste es uno de los fundamentos del Plan Hidrológico, que recoge diversas actuaciones hidrológicas para la Isla.

Durante la sesión plenaria de ayer, el presidente tinerfeño, el nacionalista Carlos Alonso, destacó que el documento será “pionero en toda España por su naturaleza territorial”, mientras que el consejero insular de Aguas y compañero de partido, Jesús Morales, explicó que en él se recogen los requisitos para el control de las masas de agua de la Isla. Aseguró que con su entrada en vigor se facilitará la instalación de infraestructuras que impliquen mejorar el suministro y aseveró además que “probablemente” sean los “únicos de Canarias que aprueben su propio plan, porque en el resto se lo implantará el Gobierno canario”.

El Plan Hidrológico nace también con el objetivo de contar con una mayor transparencia en el sector para que la sociedad pueda acceder a la información y, aunque recoge la ejecución de diversas actuaciones hasta, algunas de ellas ya se han ejecutado o aún se están desarrollando.

El consejero insular de Agricultura, el nacionalista José Joaquín Bethencourt, resaltó que el documento es fruto “del trabajo en equipo” y la portavoz socialista Ana Lupe Mora añadió que, aunque “es un logro, teníamos que haberlo hecho antes”, ya que recordó que el proyecto comenzó en 2010. La también responsable de Medio Ambiente en el Cabildo mencionó que “es difícil llegar al consenso”, en este caso por el “claro descontento” de la Cámara Insular de Aguas, pero recordó que “hay que cumplir con la normativa europea” y que, “de no aprobarlo, “habría sanciones importantes”. El punto principal es que “tiene que primar el interés general”, subrayó.

Por su parte, el presidente del PP en la Institución, Antonio Alarcó, felicitó a las personas que trabajaron en el documento aprobado y resaltó que se trata de un punto “muy importante” que se convierte así en un “plan con consenso”.

La buena sintonía entre el único partido en la oposición y el Gobierno insular, sin embargo, desapareció cuando el pleno trató la privatización de AENA, aunque el resto de mociones se aprobaron de forma institucional.

E Aeropuertos. El Gobierno insular, con el voto en contra del PP, aprobó ayer instar al Ministerio de Fomento a paralizar la entrada de capital privado a la empresa pública aeroportuaria con el fin de evitar “la venta o cierre de infraestructuras”. En caso de que este proceso continúe, tal y como se establecía en otras acuerdos llevados a pleno con el mismo fin, el Ejecutivo formado por CC-PSC exigirá también que las corporaciones como ésta puedan formar parte del comité de participación. En este último punto, el popular Manuel Torres se ofreció a prestar ayuda para tratar este tema en las Cortes Generales, aunque este acercamiento no derivó en el apoyo de la moción.

La propuesta también recoge que, en caso de que el procedimiento de enajenación de AENA continúe, se instará al Gobierno regional a aplicar el punto 13 del artículo 33 del Estatuto de Autonomía, que establece que “es a Canarias a quien le corresponde la competencia de ejecución de puertos y aeródromos con calificación de interés general cuando el Estado no se reserve su gestión directa”.

E Donación de órganos. Una de los acuerdos institucionales de ayer fue el que tiene que ver con la donación de órganos. El PP contó con el respaldo del Gobierno insular para pedir a la Consejería de Sanidad que incentive este tipo de iniciativas.

E Violencia. La oposición también contó con el respaldo de los otros grupos para aprobar una moción para reforzar y actualizar la campaña contra la violencia de género dirigida a los adolescentes.

E Universidad. El Cabildo insta al Gobierno canario a la financiación equitativa de las universidades públicas del Archipiélago.

E Juzgados de Paz. La Corporación insular exige al Estado que garantice la cercanía “que ahora representan los Juzgados de Paz” y solicita al Ejecutivo canario que defienda “que la modificación de la planta judicial mantenga las actuales competencias” en estos órganos.




Server o