wladimiro

El agua en La Palma: la miseria y la abundancia

eldia

Un artículo de Wladimiro Rodríguez Brito

Cuesta explicar a los vecinos de las otras islas, los problemas hídricos en la única isla que no ha instalado desaladoras, y que creemos que por ahora no son necesarias, ya que esta isla dispone de más del 20% del agua no industrial de Canarias, con solo el 3% de la población, con más de 800 m3/habitante/año, cuando la media en Canarias no alcanza los 250 m3/habitante/año.

Hemos de insistir que el principal problema es humano, ya que en los último años ha entrado en crisis la cultura que creó el emporio palmero, que multiplicó en unos años los alumbramientos, implantando cultivos de regadío en toda la isla, cuando en la década de entre 1940 y 1950 sólo teníamos dos oasis: uno de Argual a Tazacorte y el otro en Los Sauces.

La Palma construyó en unas décadas más de 200 comunidades de galerías y pozos, con algo más de 400 Km perforados, arrastrando vagonetas, en muchos casos sobre «railes» de madera, usando pistoletes y mandarrias. En torno al IRYDA, se creó en La Palma un emporio de agricultores. Así se hicieron sorribas, canales y estanques, como «Valle de los Espejos», el canal de los Minaderos (Roque del Faro – Las Manchas), el canal de Barlovento a Fuencaliente, el pozo de La Prosperidad, la galería de Tocaderos, etc.

Éramos un pueblo luchando por el futuro, con esfuerzo y compromiso por el progreso, pasando en 30 años de 500 Has. de plátanos a superar las 3.000, del aljibe y la fuente para el 90% de los palmeros al agua corriente en las casas, del burro y las alpargatas a la Transvulcania y los rallys. Valga como referencia que entre los años 1947 y 1967 el IRYDA aportó en La Palma más de 900 millones de pesetas solo para estanques, con más de 4 millones de m3, hoy mucho convertidos en garajes o cuartos de aperos.

Leer más – El Día