canarias-impulsa

Canarias impulsa el cultivo de espirulina con agua de galerías de suelo volcánico

El Banco Español de Algas y el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) validan la calidad de los recursos hídricos geotérmicos para la producción sostenible de esta microalga, rica en nutrientes.

El Banco Español de Algas (BEA) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) han diseñado un método de cultivo de espirulina, empleando agua de galerías en suelos volcánicos. El proyecto Spiterm, que se encuentra en su fase final, valida la calidad de los recursos hídricos geotérmicos, ricos en Canarias, para una producción eficiente, sostenible y de bajo coste de esta microalga con alto valor nutritivo y propiedades antioxidantes.

El proyecto Spiterm, Diseño y desarrollo experimental para la producción de espirulina empleando recursos geotérmicos de baja entalpía, propone aprovechar las características de las aguas geotermales de baja entalpía de las galerías para reducir los costes de producción comercial de la microalga espirulina (nombre comercial que se da a algunas especies del género Arthrospira) cuya demanda en el mercado es cada vez más creciente.

«La idea es aprovechar las aguas de galería, que son aguas subterráneas de territorios volcánicos, con una cierta temperatura que, dependiendo de los grados son de baja, media o alta entalpía. En este caso son de baja entalpía, ya que la temperatura oscila entre los 25 y 30 grados. El objetivo es darle uso a esas aguas que muchas veces no se utilizan, para cultivar espirulina», señaló el investigador del BEA, Carlos Almeida.

El proyecto, que comenzó en 2016, en la galería Fuente del Valle, en las medianías del sur de Tenerife, se ha llevado a cabo en varias fases. Empezaron por aprovechar el agua para el cultivo de espirulina, a través de la creación de una formulación adecuada por parte de los investigadores, para añadir los nutrientes que le pueda faltar a esa agua para que la espirulina pueda crecer en condiciones óptimas.

Leer más – El Día