1460647511_043126_1460652248_noticia_normal_recorte1

Ante el desafío del agua las infraestructuras ya no bastan

descargaEl agua es un requisito esencial para la salud de las personas, la producción de alimentos, generación de energía y materias primas, y el equilibrio de los ecosistemas del planeta. Sin embargo, la escasez de agua representa hoy un problema acuciante que afecta a más del 40% de la población del mundial, en cifras oficiales de Naciones Unidas. Más preocupante aún, diferentes informes —entre ellos el últimoInforme sobre desarrollo de los recursos hídricos en el mundo, elaborado por ONU Agua— estiman que la escasez de agua continuará en aumento debido a los efectos del cambio climático y la sobreexplotación de los recursos hídricos en el planeta.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible fija en su Objetivo 6 el acceso universal, equitativo y asequible al agua potable. Íntimamente ligado, el 2 también establece poner fin al hambre y garantizar la seguridad alimentaria para todos. Esto significa generar suficiente comida para una población en aumento que en 2050 superará los 9.000 millones de personas, un desafío en términos de agua dado que la producción de alimentos actualmente consume el 70% de los recursos hídricos utilizados en el mundo. Si a esto unimos sequías e inundaciones cada vez más frecuentes y un proceso de desertificación en aumento —a un ritmo de 12 millones de hectáreas al año—, ¿cómo afrontaremos los desafíos del agua en los próximos 15 años?

Durante mucho tiempo, en el ámbito del desarrollo, la solución a los problemas de abastecimiento de agua ha estado polarizada exclusivamente en la construcción de infraestructura. La orientación de los ya extintos Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) hacia el número de personas con cobertura de agua y saneamiento intensificó la atención en la construcción de acueductos, canales, pozos y demás sistemas mejorados de agua limpia, movilizando miles de millones de dólares desde la ayuda bilateral, multilateral y los bancos de desarrollo en la última década. Esto ha tenido un efecto muy positivo en mejorar la situación mundial. Según el informe conjunto de la OMS y Unicef sobre agua y saneamiento, 2.300 millones de personas en el mundo ganaran acceso a fuentes de agua potable entre 1990 y 2012, incrementándose la cobertura global al 91% de los habitantes.

Sin embargo, la experiencia también ha demostrado que las obras en sí mismas no son siempre la respuesta al problema. Son numerosas las ocasiones en las que grandes inversiones se han perdido por abandono o mal funcionamiento de las ya construidas. La falta de pertinencia cultural y social, la débil apropiación local y la dificultad para la sostenibilidad económica y técnica han sido frecuentemente causa de este fracaso.

Leer más: El País




Server o