comienzo-vendimia-2019-tenerife-3_g

La sequía pone en riesgo los cultivos de papas, viña y cereal de Tenerife

La Isla atraviesa su tercer año con valores pluviométricos por debajo de la media

La falta de precipitaciones es una de las causas de la pérdida del 50% de la cosecha de uva

Tenerife atraviesa su tercer año con valores pluviométricos por debajo de la media. Un déficit de precipitaciones que está poniendo en riesgo a los cultivos de secano de la Isla, en especial, a las papas, la viña y el cereal. Así lo confirma el secretario de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga), Javier Gutiérrez, que explica que sobre todo en la zona sur los agricultores están sufriendo las consecuencias de la sequía.

Los datos pluviométricos recogidos por Agrocabildo indican que en algunos puntos de la Isla este año ha llovido menos de la mitad de la media registrada entre los años 2001 y 2016. Por ejemplo, estaciones como la de Guía de Isora registraron en ese periodo una media de 187,8 litros, mientras que entre el 1 de octubre de 2018 y el 31 de julio de 2019 apenas han caído 46,3 litros. Una situación similar ocurre en algunas zonas de Arico, donde se han recogido 67,6 litros, a pesar de que la media es de 257,5. En El Frontón, Vilaflor, se han contabilizado esta temporada 162,2 litros, cuando la media en este punto se sitúa en 473,5 litros, según los datos aportados por este organismo público.

La alcaldesa de Vilaflor, Agustina Beltrán, corrobora la falta de lluvia que ha caído en su localidad a lo largo de la última temporada. Sin embargo, recalca que no ha habido escasez ni restricciones en el agua de riego, como sí ha ocurrido en años anteriores. «Llevamos cuatro o cinco años con una sequía tremenda, y esto afecta mucho a los agricultores», afirma. Beltrán argumenta que «está lloviendo menos de 200 litros al año», una cantidad que «no es suficiente para la agricultura», lo que ha provocado que baje la producción.

La situación es algo mejor en el norte de la Isla, donde los valores pluviométricos sí se acercan más a la media recogida en años anteriores. Los puntos donde existe una mayor diferencia son Llanito Perera, en Icod de los Vinos, y El Palmar en Buenavista. Mientras que en el primero se han recogido 119,7 litros menos que la media del lugar, en El Palmar entre el pasado octubre y julio de 2019 se han registrado 404,7, con una media que roza los 500 litros.

Gutiérrez señala que la falta de lluvia es uno de los condicionantes que ha provocado que la cosecha de uva se reduzca hasta en un 50% en algunas comarcas de la Isla. «Algunos vitivinicultores no recuerdan un año tan malo como este», indica. Una cosecha mermada que se une a las de años anteriores, que también se vieron reducidas.

Leer más – El Día