1551335343222k

La sequía es atroz: los pozos elevan la misma agua que en pleno verano

El presidente de la sociedad que agrupa a los pozos del Valle de Aridane avisa de que «no ha llovido nada y la elevación está siendo constante. Estos días estamos prácticamente a tope».

Los pozos del Valle de Aridane están elevando en pleno invierno prácticamente la misma agua que en la época de verano, lo que se produce para poder mantener el riego en las explotaciones agrícolas y que las cosechas no se sequen, una situación que deja al descubierto la gravedad de la sequía que afecta a una isla que todavía hoy depende económicamente del sector primario.

Mariano Hernández Cantón, reconocido experto en aguas y presidente de Canopalma, la sociedad que agrupa a la inmensa mayoría de pozos del Valle de Aridane, reconoció a esta redacción que «aquí no ha llovido nada y estamos elevando agua prácticamente en la misma cantidad que en verano». Aclara que «es verdad que la gente intenta no regar tanto, en el sentido de no poner tanta agua los días en los que hace más frío, pero la elevación está siendo constante».

Y es que más allá del debate político y de manifestaciones a las puertas de unas elecciones, está una sequía que se inició hace siete años y que en los dos primeros meses de 2019 está teniendo una incidencia mayúscula, sin lluvia y con temperaturas que rondan los 30 grados. Ayer mismo, el Pleno del Cabildo apoyaba una propuesta de las asociaciones agrarias para solicitar al Estado los ocho millones de euros para compensar el precio del agua para el riego. En realidad es un dinero para el coste eléctrico de elevar desde los pozos.

«Ahora mismo, en estos días de calor, estamos prácticamente a tope», apuntaba Hernández Cantón. Y es que «el invierno en el Valle solo lo hemos notado en el frío. En las zonas de la Breña y en el Norte sí ha llovido algo, pero aquí nada». El presidente de Canopalma hizo hincapié en que «estamos calculando los niveles poziométricos de los pozos para conocer a la altura que está el acuífero».

Los efectos de la sequía se han ido acumulando a lo largo de los años. «Llevamos siete años prácticamente sin parar en la elevación de aguas», apuntó este experto, que aclaró que la balsa de Dos Pinos se encuentra sobre el 70% de llenado «no por el agua de lluvia, ni mucho menos, sino que es agua de los pozos». Sí, el agro está escapando gracias a los pozos.

Tras la sesión plenaria en el Cabildo de La Palma, el vicepresidente y responsable de Aguas, José Luis Perestelo, reconocía que «la situación de sequía que estamos viviendo es muy preocupante. Si no llueve no hay recuperación del acuífero, hay que regar todas las semanas, las necesidades de agua son mayores y hay que elevar más horas con mayores costes energéticos, lo que puede incidir en la calidad de las propias aguas».

Perestelo, que habitualmente suele ser optimista ante una problemática como la actual, manifestó que «si no llueve, no tendremos más remedio que activar aquellos pozos que están en zonas que no están sobreexplotadas, donde hay aguas de calidad, con la consiguiente mayor inversión de infraestructuras y coste energético».

 

Leer más: El Día.es