capital-intensifica

La capital intensifica la lucha contra el fraude en la red del agua de abasto

El control del 92,3% de la red de suministro municipal ha hecho que afloren solo en lo que va de año un total de 128 casos registrados en los que empresas o particulares se han enganchado ilegalmente

El Ayuntamiento de Santa Cruz ha detectado en lo que va de año un total de 128 enganches ilegales a la red de suministro de agua potable, una cifra resultante del trabajo de inspección, gestión y control de la red de abastecimiento municipal que realiza la empresa mixta de aguas Emmasa, según adelantó ayer el concejal de Servicios Públicos, José Ángel Martín. El edil recordó que «solo en los últimos seis años se han detectado 770 casos de fraude» gracias a la intensificación de los planes de detección.

«En 2013 se confirmaron 70 enganches ilegales, mientras que en lo que va de año se han registrado 128, lo que supone un 83% más». Completó los datos señalando que desde el año 2004, en el que se comprobó un solo caso de ilegalidad, se ha pasado a confirmar los 128 de este año, sumando entre ejercicio y ejercicio un total de 954 casos de enganches ilegales a la red de suministro gestionada por Emmasa.

Sobre ello, recordó que «durante los últimos cinco años se han potenciado las inspecciones en búsqueda de enganches ilegales al suministro de abastecimiento, que al final suponen un perjuicio al suministro normal de los clientes».

Martín apuntó a EL DÍA que se trata de «unos buenos números», teniendo en cuenta los registros generales derivados del control y gestión del agua que se han llevado a cabo durante los últimos años en la red municipal, «que han supuesto que hasta el año pasado se haya acotado en un 7,3% el agua que se pierde en la red municipal, dejando el rendimiento del servicio en un positivo 92,7%. Esto se traduce -recordó- en que ese 7,3% está muy alejado de los porcentajes existentes en el Estado, que se sitúan de media en el 16,6%, mientras que el resto del Archipiélago la media se sitúa en el 29,1%».

Leer más – El Día