88252031

El Gobierno valenciano sólo usará el agua desalinizada como último recurso por su elevado precio

Las Provincias_es«El agua desalinizada es el último recurso, se utilizaría en una situación de excepcionalidad y siempre y cuando se abaratase, porque es mucho más cara que el agua de trasvase». Así de claro se pronunció ayer el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, después de reunirse con los representantes de la Federación de Comunidades de Regantes de la Comunitat (Fecoreva), encuentro en el que les trasladó el compromiso del Ejecutivo central para garantizarles recursos hídricos suficientes, aunque apostando por los trasvases y por la ejecución de obras de modernización de los regadíos.

En esta línea, insistió en que el agua desalinizada «es de peor calidad y requiere que se mezcle con otro tipo de agua de mayor calidad». Recordó que las plantas de la Comunitat han supuesto una inversión de 500 millones de euros, en su opinión «desacertada», ya que «muchas de ellas no se están utilizando». «Eso provoca que el uso del agua desalada sea tres o cuatro veces más cara que el agua trasvasada, por lo que sólo se utilizará de forma excepcional, puntual, siempre que se abarate y como último recurso». «Apostamos por los trasvases, la optimización de los acuíferos, la modernización de regadíos y consumir menores recursos hídricos. Y esas son las prioridades».

Sobre el trasvase el Tajo-Segura, actualmente cuestionado por el Gobierno de Castilla-La Mancha, subrayó que «se está cumpliendo lo acordado» e instó al president de la Generalitat, Ximo Puig «que exija a García Page (presidente castellanomanchego) el cumplimiento de lo ya acordado y pactado».

Trasvase del Ebro

En relación al trasvase Júcar-Vinalopó destacó que está «en fase muy avanzada» el convenio que tiene que regular el envío de agua de Valencia a Alicante. «Estamos en fase última de redacción del proyecto», añadió, aunque declinó concretar si se utilizará la toma del Azud de la Marquesa o se remitirán los recursos desde Cortes de Pallás.

Por su parte, el presidente de Fecoreva, Benjamín Aparicio, insistió en que la única solución a la cíclica carestía hídrica de la Comunitat es remitir agua «de donde sobra a donde falta». Al respecto, recordó que en el año 2000 «se decía que la margen izquierda del río Ebro tira al mar, de media, 15.000 hectómetros cúbicos (hm3) anuales de agua», y que el derogado trasvase «proponía que el 5% de ese agua viniese al arco mediterráneo: 190 hm3 para Cataluña, 350 para la Comunitat, 400 para Murcia y 110 para Almería, cuando hiciese falta». Por ello, calificó de «muy vergonzoso» que el Gobierno haya tenido que aprobar 100 millones de euros para paliar las inundaciones del río Ebro «y 200 kilómetros más hacia el sur haya tenido que aprobar 50 millones para paliar la sequía en el Turia y Alicante».

En esta línea, Aparicio explicó que estos recursos sobrantes «van a parar al mar cuando podrían venir perfectamente por un canal a 0,20 euros. Pero en lugar de eso, hacen que se vuelva salada y 200 kilómetros más al sur tengamos que desalarla para que nos cueste 1 euro el metro cúbico en la costa y hasta 1,5 en el interior». «Lo que tenemos que hacer es ser un poco coherentes todo el mundo y la razón solo tiene un camino: hay que garantizar el agua para todos los valencianos con un trasvase», espetó el portavoz de los regantes.

Fuente: http://www.lasprovincias.es/




Server o