consejo-insular

El Consejo Insular de Aguas de Tenerife destina 17 millones a energía eléctrica

El Cabildo de Tenerife ha incluido cláusulas verdes en los pliegos para la licitación y adjudicación del suministro eléctrico de todos sus edificios y el sistema del ente gestor del agua

El Consejo Insular de Aguas de Tenerife (CIAT) se ha convertido en el mayor consumidor de energía eléctrica de la Isla al invertir 17 millones de euros en mantener operativas todas las instalaciones dependientes del ente, un coste que le sitúa en «el mejor cliente» de las compañías energéticas en Tenerife.

En este caso, se trata solo de una parte del coste que supone para la Corporación insular el mantener la dotación energética de sus instalaciones, ya que a esos 17 millones del consumo energético del propio Consejo se le suman otros 1,7 millones que se invierten para mantener los edificios y sedes del Cabildo de Tenerife, las convencionales al margen del propio CIAT.

Se trata de los datos manejados por el consejero del área de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez (PSOE), ante la próxima aprobación de los pliegos para la licitación y adjudicación de energía eléctrica para todos los edificios de la Institución insular.

En este caso, el también ingeniero resaltó que «el contrato energético para cubrir la demanda de todas las instalaciones del Cabildo se eleva a los 1,7 millones de euros al año, mientras solo el CIAT alcanza los 17 millones, convirtiéndolo en el máximo consumidor de energía en la Isla de Tenerife».

El máximo responsable del área afirmó que en la redacción de los pliegos para la licitación y adjudicación de energía eléctrica del próximo contrato, tanto para los edificios del Cabildo como para las instalaciones que tiene el Consejo en la Isla, «hemos incluido cláusulas verdes, de forma que nosotros garanticemos que el suministrador de energías compre en el pool (mercado mayorista) energía limpia».

«El ciudadano puede pensar en energía limpia procedente de los molinos eólicos y las plantas fotovoltaicas que tenemos aquí, pero no funcionan las cosas de esta manera, ya que acudes al mercado nacional. En este ámbito, si existe la demanda de energía verde por parte de las grandes empresas en respuesta a las solicitudes ciudadanas, los grandes del sector energético se ven obligados o comprometidos a invertir en este tipo de energías, porque se empuja para que sea así», dijo Javier Rodríguez.

Leer más – El Día