Imagen-miercoles-interior-Caldera-Taburiente_EDIIMA20160616_0381_35

Conceden al Heredamiento de las Haciendas de Argual y Tazacorte el Premio Europa Nostra 2018

El jurado ha elogiado la “gestión histórica del agua durante más de cinco siglos y por la conservación y uso actuales del agua para la agricultura a través de una organización privada”.

La Comisión Europea y Europa Nostra, “la más importante red en materia de patrimonio europeo”,  se indica en una nota de prensa de los citados organismo de la UE, han anunciado este martes, 15 de mayo, el nombre de los ganadores de la edición 2018 del Premio Unión Europea de Patrimonio Cultural / Premios Europa Nostra. Los 29 galardonados, procedentes de 17 países, han sido premiados por “sus impresionantes realizaciones en los ámbitos de la conservación, la investigación, la especial dedicación y la sensibilización y pedagogía”. Entre los ganadores de este año se encuentra el Heredamiento de las Haciendas de Argual y Tazacorte.

En la nota se apunta que “con el fin de contribuir a la celebración del Año Europeo del Patrimonio Cultural 2018, los premios de este año han puesto un especial énfasis en el valor añadido europeo de las realizaciones seleccionadas en el ámbito del patrimonio”. Los ganadores recibirán el premio durante una ceremonia de alto nivel que se celebrará el 22 de junio en Berlín, con ocasión de la primera Cumbre Europea del Patrimonio Cultural.

El Heredamiento de las Haciendas de Argual y Tazacorte, se añade en la nota, “es una agrupación de propietarios de aguas privadas de las islas Canarias, cuyo patrimonio se remonta a 1502”. Explica que “tras más de 500 años de historia, el agua y el entorno están ahora gestionados por 1.540 partícipes que trabajan sin ánimo de lucro”. “El agua, los montes, la tierra y los canales de riego de La Caldera de Taburiente pertenecen a esta comunidad. Tanto la captación y distribución del agua como la conservación del ecosistema han sido los dos ejes sobre los que ha girado la actividad de esta agrupación desde su constitución. Esto ha generado una verdadera cultura del agua, resaltando que es un recurso precioso y escaso”.

El jurado elogió al Heredamiento de las Haciendas de Argual y Tazacorte por su “gestión histórica del agua durante más de cinco siglos y por la conservación y uso actuales del agua para la agricultura a través de una organización privada”.

“El agua y tierra de la Caldera de Taburiente”,  se explica en la nota, “así como los ingenios azucareros de Argual y Tazacorte, se combinaron para formar un destacado paisaje en la Isla. La Palma fue un importante centro productor de azúcar desde el siglo XVI y de exportación al mercado europeo. Los ingenios azucareros de Argual y Tazacorte”, continúa, “transformaban la caña de azúcar que se cultivaba en los campos regados con el agua de La Caldera. Ello, a su vez, requería enormes cantidades de agua y leña. Aunque la tala de árboles y la cría de ganado podrían haber aportado beneficios económicos, los propietarios reconocieron que mantener el arbolado era esencial para la conservación de los manantiales y fuentes y que eliminarlo hubiese sido dañino para todo el ecosistema. Esa destacada y temprana conciencia ecológica, presente durante más de 500 años, es la razón por la que la Caldera de Taburiente ha sobrevivido hasta el presente con sus recursos naturales intactos y que ha conducido a su declaración como parque nacional. Esta condición ayuda a preservar lo que es una topografía única, hogar de una rica variedad de flora y fauna, así como 2.500 de las explotaciones plataneras más productivas y comprometidas con el medio ambiente de la Unión Europea”.

 

Leer más: El Diario.es




Server o