p518526afot-min

Carlos Cabrera: “El Túnel de Trasvase no es la salvación; nos puede hipotecar el futuro”

El consejero insular de Aguas del Cabildo palmero reconoce que no hay una solución ideal ni «ilimitada» para la sequía que sufre el campo, y destaca que desea evitar la ejecución de actuaciones «irreversibles» en el acuífero

Es la persona que lleva el timón para gestionar una de las mayores crisis de recursos que se recuerdan en la Isla Bonita: la sequía que asola al campo y pone en riesgo los cultivos. Carlos Cabrera Matos (Santa Cruz de La Palma, 1964) ha sido objeto de críticas a lo largo de los últimos meses por la escasez de agua y los cortes en el suministro que se han visto obligados a decretar varios municipios. Sobre la mesa se han puesto distintas propuestas, y los agricultores han llegado a organizar, incluso, una caravana de coches para trasladarle que la opción por la que apuestan es la del Túnel de Trasvase. Sin embargo, tal y como reconoce a DIARIO DE AVISOS en esta entrevista, no hay una solución ideal ni “ilimitada”. Defiende que no se puede hipotecar el futuro del acuífero por una actuación “irreversible”; que todas las decisiones, en un sentido u otro, tendrán consecuencias, por lo que habrá que tener presente el refrán pan para hoy y hambre para mañana.

-¿Qué planes tienen desde el Consejo Insular de Aguas para dar solución a la sequía ?
“Hay varias actuaciones previstas. Por un lado, para el ahorro. Actualmente, las conducciones públicas y privadas, más el abastecimiento domiciliario y los riegos agrícolas, no reúnen las mejores condiciones. Muchas redes están en malísimo estado. Nos hemos centrado en intentar paliar el canal LP-1, el principal de la Isla, que va desde Barlovento hasta Fuencaliente y que tenía unas pérdidas considerables. Ya estamos interviniendo en el laminado de los lugares donde se han encontrado averías. Limpieza general. Y luego, hemos contratado ya el proyecto definitivo para monitorizar ese canal, de tal manera que podamos captar, por tramos, dónde hay problemas, porque en este momento no hay un control exhaustivo; es totalmente rudimentario, antiquísimo, y tenemos que pasar a una monitorización moderna que nos permita ver los fallos en esos 80 kilómetros”.

-¿Quién se encargará de esa monitorización de los canales?
“Vamos a contratar a tres empresas, para que cada una de ellas se encargue del mantenimiento y de la vigilancia de los tres canales: LP-1, LP-2 y LP-3. Nosotros no tenemos capacidad para ese control, y por cuatro año vamos a contar con ese servicio. Eso es para el ahorro. Luego, de actuaciones inmediatas, desde hace unos meses estamos trabajando en la activación de pozos. Espero que en los próximos días ya tengamos activados dos, lo que nos va a permitir aportar 1.000 pipas por hora extras. Además, parte del agua que estamos llevando desde el Túnel de Trasvase hacia la zona este de la Isla se dirigiría a la zona del Valle de Aridane”.

Leer más – Diario de Avisos