Agua: necesaria y escasa

diario_de_avisos_logoUna acción tan cotidiana como abrir el grifo y que salga agua conlleva una complejidad técnica y un alto coste que no todo el mundo conoce y valora en su justa medida. El agua es un bien escaso, especialmente en las Islas Canarias, por lo que es vital su ahorro. En ese sentido, el 87% del agua que consumimos en Tenerife es de origen subterráneo y su disponibilidad está en retroceso, por lo que la ciudadanía debe intentar realizar un consumo eficiente de la misma.

La Organización Mundial de la Salud estima que es necesario 100 litros de agua por persona y día para que todas nuestras necesidades queden cubiertas. Sin embargo, un español consume unos 130 litros por habitante y día, mientras que en Canarias el gasto medio es de 143 litros según la Encuesta sobre el Suministro y Saneamiento del Agua. Año 2013, publicada el 1 de octubre de 2015 por el Instituto Nacional de Estadística.

A través de la estrategia insular de Sostenibilidad del Cabildo de Tenerife Personas + Sostenibles, que cuenta con el apoyo de la Cámara de Comercio, se están realizando acciones formativas para que la ciudadanía tome conciencia sobre el cuidado de los recursos naturales. Así, durante estos encuentros se abordan aspectos sobre la extracción del agua, los costes que conlleva, cómo funciona la red de suministro y cómo se gestionan cuando el agua se convierte en un residuo e incluso cómo se relaciona el consumo de agua con la energía. Además, se establecen una serie de recomendaciones para reducir el consumo del agua en los hogares. Por ejemplo, entre el 65% al 70% del consumo de agua en el hogar tiene lugar en el cuarto de baño. Aquí se proponen medidas en la cisterna, el baño y el lavabo. Más del 40% del consumo en casa se va por el inodoro, de 9 a 10 litros de agua se gasta al tirar de la cisterna. El inodoro de doble pulsador puede descargar un máximo de seis litros. Una cisterna con fuga representa hasta 200.000 litros al año de agua desperdiciada. Revisa la cisterna añadiendo colorante alimentario al depósito. Si pasada media hora el colorante aparece en la taza, significa que tienes una fuga.
Recomendaciones

En un baño consumimos hasta 250 litros de agua, por tanto, dúchate en lugar de bañarte y ahorrarás entre 60 y 150 litros. Una ducha de cinco minutos con grifo de cabezal normal consume hasta 100 litros de agua, en cambio con un cabezal con un dispositivo ahorrador consume 50 litros. Existen duchas con termostatos, que tienen reguladores de temperatura, que evitan desperdiciar agua mientras esperamos que alcance la temperatura deseada.

En cuanto al lavabo, cerrar el grifo mientras nos afeitamos, nos lavamos las manos o nos cepillamos los dientes supone ahorrar hasta 10 litros de agua por minuto. El goteo de un grifo supone casi 30 litros de agua desperdiciada al día y unos 10.000 litros al año.

En la cocina el uso del agua también puede suponer un importante ahorro. Las pautas para lograrlo son las siguientes: descongela los alimentos en la nevera de un día para otro nunca bajo el grifo; llena un recipiente para lavar la fruta y la verdura, si lo haces con el grifo abierto estarás gastando el doble de agua; cada vez que cocines huevos duros guarda el agua para regar las plantas, estas se beneficiaran de los nutrientes liberados por las cáscaras; si lavas a mano la loza, sumerge la loza en agua unos minutos y aprovecha esa agua para enjabonar; cierra el grifo mientras la enjabonas; enjabona toda la loza primero y después colócala en el fregadero para enjaguarla.

Hay otra serie de actividades cotidianas en las que se puede reducir el consumo del agua que pueden llevarse a cabo cuando se lava el coche o se limpian espacios de las viviendas. En el primer caso, lo ideal es lavar el coche usando un cubo, o llevarlo a una estación de lavado, ya que están pensadas para hacer un uso eficiente del agua. En el caso de que se lave a mano, es preferible que esté aparcado encima de la hierba para poder aprovechar el agua que se utiliza.

Fuente: http://www.diariodeavisos.com/




Server o