tamames-aurin-1461079265791

¿El agua? Mejor transparente

logotipo¿El agua? Mejor transparente. Al menos en materia de regulación. A esa conclusión llegan los dos expertos Ramón Tamames y Ramiro Aurín, que a la vez defienden el sistema concesional como “el más eficiente y eficaz para gestionar el agua”.

Autores de ‘Gobernanza y gestión del agua: modelo público y privado’ (Profit Editorial), presentado en el Cercle d’Economia, ambos son partidarios de un regulador independiente. “Con un ente de este tipo el conflicto judicial de Aigües Ter Llobregat (ATLL) o el que afecta a la sociedad mixta del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y Aigües de Barcelona (Agbar) se hubieran solventado con naturalidad, sin los tribunales”, explica Tamames.

“Berlín remunicipalizó el servicio y tiene el agua más cara de Europa”, afirman

Según este doctor en derecho y económicas y autor de ‘Estructura Económica de España’, que ya va por su edición 25, el organismo de supervisión del agua debería contar al menos con los mismos poderes que el de la competencia (CNMC) o el que supervisa las bolsas (CNMV).Y, según Aurín, “serviría para homogeneizar y hacer transparentes los costes. La gestión ha de ser tan próxima como sea posible, pero la regulación ha de ser nacional para que sea muy eficiente”.

Aurín, ingeniero de caminos y pionero de la ingeniería ambiental en España, recuerda que en el caso de ATLL, un organismo de la Generalitat anuló (el OARCC), a instancias de Agbar, el concurso que había ganado Acciona, pero “su propio poder político le negó el pan y la sal” al no ser independiente, lo que desató la batalla judicial.

En el caso de la sociedad mixta AMB-Agbar, “un competidor, Aguas de Valencia, con pocas probabilidades de ganar, entabló una batalla jurídica”, aprovechando que el nuevo equipo municipal defendía la gestión pública. Querían, añade, “aprovechar que el árbitro les pitaría a favor” que es algo que, a su entender, con un regulador independiente, no sucedería.

Leer más: Elperiódico.com




Server o